Este blog está destinado especialmente a vosotros, mis alumnos y alumnas. Así pues, la idea nace con el propósito de introducir, de manera constante y permanente, las nuevas tecnologías en nuestra área y en nuestras vidas. Pero no sólo eso, el objetivo fundamental se centra en poder desarrollar la creatividad y la autonomía personal a la hora de aprender Lengua Castellana y Literatura. Para ello, os proporcionaré materiales y recursos variados para que investiguéis por vuestra cuenta y os sintáis protagonistas en vuestra propia educación. Mientras, sed felices.

jueves, 12 de noviembre de 2015

DIÁLOGO ENTRE EDIPO Y YOCASTA.

YOCASTA.- Habla, si es que lo vas a hacer para denunciar claramente el motivo de la discusión. 
EDIPO.- Creonte va diciendo que yo soy el asesino de Layo. 
YOCASTA.- ¿Lo conoce por sí mismo o por haberlo oído decir a otro?
EDIPO.- Ha hecho venir a un desvergonzado adivino para que lo dijera. 
YOCASTA.- Pues tú, ahora, escúchame y convéncete de que nadie que sea mortal tiene parte en el arte adivinatoria. Te lo voy a demostrar. Una vez le llegó a Layo un oráculo -no diré que del propio Febo, sino de sus servidores- que decía que tendría el destino de morir a manos del hijo que naciera de mí y de él. Sin embargo, a él unos bandoleros extranjeros lo mataron en una encrucijada de tres caminos. Por otra parte, no habían pasado tres días desde el nacimiento del niño cuando Layo, después de atarle juntas las articulaciones de los pies, le arrojó, por la acción de otros, a un monte infranqueable. Por tanto, Apolo ni cumplió el que éste llegara a ser asesino de su padre ni que Layo sufriera a manos de su hijo la desgracia que él temía.
 EDIPO.- Al acabar de escucharte, mujer, ¡qué delirio se ha apoderado de mi alma y qué agitación de mis sentidos! Me pareció oírte que Layo había sido muerto en una encrucijada de tres caminos. YOCASTA.- Se dijo así y aún no se ha dejado de decir. 
EDIPO.- ¿Y dónde se encuentra el lugar ese en donde ocurrió la desgracia?
YOCASTA.- La región se llama Fócide, y la encrucijada hace confluir los caminos de Delfos y de Daulia.
EDIPO.- ¿Qué tiempo ha transcurrido desde estos acontecimientos?
YOCASTA.- Poco antes de que tú aparecieras con el gobierno de este país, se anunció eso a la ciudad. 
EDIPO.- ¡Oh Zeus! ¿Cuáles son tus planes para conmigo? 
YOCASTA.- ¿Qué es lo que te inquieta, Edipo? 
EDIPO.- Todavía no me preguntes. Y dime, ¿qué aspecto tenía Layo y de qué edad era? 
YOCASTA.- Era fuerte, con los cabellos desde hacía poco encanecidos, y su figura no era muy diferente de la tuya. 
EDIPO.- ¡Ay de mí, infortunado! Me parece que acabo de precipitarme a mí mismo, sin saberlo, en terribles maldiciones. 
YOCASTA.- ¿Cómo dices? No me atrevo a dirigirte la mirada, señor. 
EDIPO.- Me pregunto, con tremenda angustia, si el adivino no estaba en lo cierto, y me lo demostrarás mejor, si aún me revelas una cosa. 
YOCASTA.- Verdaderamente siento temor, pero a lo que me preguntes, si lo sé, contestaré. 
EDIPO.- ¿Iba de incógnito, o con una escolta numerosa cual corresponde a un rey? YOCASTA.- Eran cinco en total. Entre ellos había un heraldo. Sólo un carro conducía a Layo. 
EDIPO.- ¡Ay, ay! Esto ya está claro. ¿Quién fue el que entonces les anunció las nuevas, mujer? 

1º) Redacta un resumen del texto e indica el tema. 
2º) ¿Qué descubre Edipo?
3º) Basándote en el texto comenta el concepto de anagnórisis. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si vas a realizar un comentario, recuerda que debes escribir correctamente.